Cirugía de la mano y artroscopia de la muñeca

Comienzo de la artroscopia de la muñeca en la cirugía de la mano:

La cirugía de la mano y de la muñeca ha progresado considerablemente gracias al desarrollo de la artroscopia especializada. La cirugía artroscópica de la muñeca comienza en los años 80. La artroscopia de la muñeca se limitaba inicialmente a comprobar y explorar las lesiones que eran seguidamente reparadas a través de una cirugía tradicional de la mano, es decir, una cirugía abierta. Se hablaba entonces de artroscopia de diagnóstico de la muñeca. No es hasta los años 90 que esta cirugía de la muñeca permite tratar las lesiones y los traumatismos directamente mediante artroscopia sin abrir. Desde entonces se habla de artroscopia terapéutica de la muñeca.

Instrumentos y técnicas en artroscopia de la mano y de la muñeca

Como en todo avance técnico, la artroscopia proviene inicialmente del desarrollo científico de las fibras ópticas, las cuales constituyen un formidable progreso en cirugía y especialmente en cirugía de la mano. Estas intervenciones de videocirugía de la muñeca eran al principio realizadas con una cámara (artroscopio) de 2,7mm de diámetro. Sin embargo, este diámetro de la cámara tenía y aún tiene el inconveniente de ser un poco voluminoso en los casos de pequeñas muñecas. Más tarde, las operaciones de la muñeca mediante artroscopia optan por la utilización de artroscopios más pequeños de 1,9mm. Estos eran mucho más maneables y menos traumáticos para el paciente. En mis intervenciones, por ejemplo, yo no utilizo los artroscopios de 2,7mm en la articulación de la muñeca, pues considero que ellos son demasiado anchos y pueden causar daños en la articulación (cartílago de la muñeca) y en los ligamentos de la muñeca.

Artóscopo en la cirugía de la mano y de la muñeca 1,9mm (arriba) 2,7mm (abajo), Toulouse

Así como las técnicas de video los artroscopios se han adaptado a las exigencias de la cirugía de la mano y de la muñeca. Los instrumentos mecánicos primero y luego los instrumentos motorizados (cuchilla y fresas quirúrgicas de “Shaver”, electrodos quirúrgicos hemostáticos “VAPR”) se han ido perfeccionando hasta alcanzar dimensiones pequeñas mejor adaptadas a este tipo de cirugía. Ello ha permitido simplificar las reparaciones artroscópicas en la cirugía de la mano y de la muñeca. Instrumentos de artroscopia de la mano y de la muñeca, pinza de agarre y cuchilla de Shaver 2mm (abajo).

Instrumentos de artroscopia de la mano y de la muñeca, pinza de agarre y cuchilla de Shaver 2mm (abajo).

Introducción de la artroscopia en la cirugía de mano

Gracias a los artroscopios más pequeños, la artrosocopia ha podido desarrollarse partiendo de la cirugía de la muñeca hasta la cirugía de la mano. De esta manera a finales de los años 90 y principios de 2000, la artroscopia se convierte en un tratamiento común en las patologías y traumatismos de las articulaciones de la mano: articulación metacarpofalángica y trapeciometacarpiana. Así mismo, la cirugía de la rizartrosis mediante artroscopia aparece a finales de los años 90 (Menon J, Athroscopy, 1996) y sigue aún constituyendo un progreso notable en la cirugía de la mano. Igualmente, la cirugía de la mano a través de la artroscopia en el tratamiento de las patologías metacarpofalángicas (esguince dedo pulgar y dedos largos) ha sido iniciada a finales de los años 90.

Introducción de la endoscopia en la cirugía de mano

Por otra parte, estas técnicas video-quirúrgicas no se limitaron a la cirugía de las articulaciones de la muñeca y de la mano, sino que han participado igualmente en la cirugía extra-articular de la mano y de la muñeca. En estos casos se habla más bien de endoscopía. La cirugía de la mano mediante endoscopía más conocida es la cirugía endoscópica del canal carpiano, dada a conocer por Agee en 1992. Esta técnica quirúrgica de la mano simplifica y hace más fiable las intervenciones frecuentes del canal carpiano. Esta técnica endoscópica de cirugía del canal carpiano ha dado lugar al tratamiento endoscópico de la compresión del nervio cubital del codo.

Motivos para realizar la artroscopia en la cirugía de mano y de muñeca:

Actualmente las aplicaciones de la cirugía artroscópica son innumerables, tanto en la cirugía de muñeca como de la mano:

En la cirugía de mano:

  1. Algunas fracturas de dedos y del pulgar pueden actualmente ser reparadas con una excelente precisión gracias a la artroscopia y ello sin necesidad de realizar puntos de sutura. Esta cirugía artroscópica de la mano permite, por supuesto, accelerar el tiempo de recuperación, pero igualmente permiten disminuir las adherencias y la rigidez secundarias.
  2. El canal carpiano puede ser operado bajo endoscopia, sin puntos de sutura con una cicatriz prácticamente invisible luego de un tiempo.
  3. La rizartrosis o artrosis del pulgar es la artrosis más frecuente de la mano y de la muñeca y ella puede, en algunos casos, ser operada por un cirujano especializado en mano mediante artroscopia.
  4. Los esguinces graves del pulgar pueden ser operados a través de la artroscopia de una manera más anatómica, la cual simplifica el tiempo de recuperación luego de la intervención de la mano.

En la cirugía de muñeca:

  1. Las fracturas de muñeca, especialmente las fracturas articulares de la extremidad inferior del radio pueden ser controladas y en ocasiones operadas mediante artroscopia. En estas fracturas, la artroscopia de la muñeca permite eliminar la hemartrosis, retirar los fragmentos cartilaginosos intraarticulares, controlar y optimizar la reducción y la osteosíntesis. Ella permite igualmente evaluar las lesiones de los ligamentos de la muñeca.
  2. Las fracturas de escafoides pueden ser operadas de manera más eficaz y precisa gracias al control de la cámara, el cual mejora considerablemente la intervención quirúrgica. El aporte de la artroscopia en las fracturas de escafoides es tan significativo que actualmente podemos tratar ciertas formas de pseudoartrosis de escafoides mediante la utilización de esta técnica.
  3. Las pseudoartrosis de escafoides (fractura de escafoides no consolidada) pueden, en ciertos casos, ser tratadas mediante una cirugía especializada de la muñeca con utilización del artroscopio.
  4. En el caso de los esguinces de la muñeca, estos son diagnosticados de una menera más completa con una reparación quirúrgica aún más precisa.
  5. En cuanto a los quistes sinoviales de la muñeca, estos pueden ser resecados mediante cirugía artroscópica lo cual reduce las cicatrices y el tiempo de recuperación luego de la intervención.

Después de una intervención quirúrgica de la mano mediante artroscopia el tiempo de recuperación es reducido y la reeducación podrá comenzar más rápidamente con el fin de obtener en un corto plazo resultados satisfactorios en las funciones de la mano y de la muñeca

Cicatriz de la artroscopia de la muñeca al cabo de 1 mes.