Cirugía del codo y artroscopia

Comienzo de la artroscopia del codo:

La cirugía del codo mediante artroscopia se desarrolla en los años 1990. Al principio la artroscopia del codo era una cirugía limitada al diagnóstico de las patologías intraarticulares. Las técnicas y los progresos quirúrgicos permitieron que la artroscopia se convertiera en una cirugía menos limitada al simple diagnóstico y más interesada en el tratamiento de los problemas articulares del codo. Al mismo tiempo la artroscopia del codo se extendió a la cirugía de patologías extra-articulares del codo.

Indicaciones y artroscopia del codo:

La patología del codo es relativamente rara si la comparamos con otras patologías articulares más frecuentes del miembro superior, la mano y el hombro. La ausencia de casos explica en parte el retraso y el escaso desarrollo de competencias en artroscopia del codo.

La mayoría de las patologías intraarticulares del codo son tratables. Esta cirugía del codo ha simplicado la extracción de cuerpos extraños en el codo. La artroscopia es igualmente posible en la atención de ciertas fracturas del codo (fractura de la cabeza radial, fractura de la coronoides) y permite eliminar al máximo los fenómenos de adherencia y de rigidez. Ciertamente, la rigidez es la primera complicación de los traumatismos del codo. Sin embargo, la artroscopia ha permitido considerablemente simplificar la convalecencia en las intervenciones de liberación articular, atrolisis del codo.

El artroscopio del codo tiene de 4mm de diámetro

Al mismo tiempo, los progresos de la instrumenstalización (instrumentos quirúrgicos) han permitido el desarrollo del tratamiento artroscópico de patologías extra-articulares del codo con el fin de limitar las adherencias post-operatorias y acortar el tiempo de recuperación:
-
neurolisis simple del nervio cubital en el codo mediante endoscopia y neurolisis transposición asistida mediante endoscopia
- reparación endoscópica de las rupturas del bíceps en el codo
- liberación muscular con fasciotomía endoscópica de los síndromes compartimentales crónicos del antebrazo

La artroscopia del codo, del diagnóstico al tratamiento:

En los inicios de la técnica de diagnóstico, la artrosocpia del codo estaba reservada a la exploración del espacio intraarticular luego fue progresivamente evolucionando hacia patologías cada vez más alejadas de la articulación del codo.

Instalación de una artroscopia del codo en decubito lateral

Esta ha sufrido algunos retrasos en el desarrollo de su utilización. Esta cirugía, al principio, estuvo relacionada con complicaciones severas: síndrome compartimental agudo, lesiones nerviosas. Además, ella se realiza en decubito lateral lo cual puede hacer la intervención mucho más complicada.

Actualmente, sabemos que estas complicaciones son menos frecuentes cuando la intervención es asistida artroscópicamente que cuando son llevadas a cabo mediante una cirugía clásica abierta. ¿Cuándo se demuestra una baja frecuencia de complicaciones?

Al principio la artroscopia estaba concentrada en un trabajo de exploración. Sin embargo la artroscopia del codo primero permitió la extracción simple de cuerpos extraños en las intraarticulaciones, luego permitió la realización de liberaciones articulares (artrolisis) simplificando así considerablemente los procedimientos sucesivos. Estas intervenciones de liberación articular son intervenciones todavía más frecuentes en el codo puesto que su articulación se vuelve rápidamente rígida luego de traumatismos incluso leves. La llegada de los sistemas de fijación (osteosíntesis) mini-invasivos (tornillos canulados) permite el tratamiento de algunas fracturas del codo. Por otra parte los sistemas de anclajes permiten a su vez realizar intervenciones de reparación de ligamentos y tendones.

El desarrollo de la instrumentalización artroscópica y la simplificación de su utilización han permitido por otra parte poder tratar un gran número de patologías peri-articulares del codo, la más frecuente entre ellas han sido la compresión del nervio cubital del codo pero igualmente patologías típicamente deportivas como el síndrome crónico compartimental del antebrazo o las roturas del bíceps distal reinsertado con anclajes.

La artroscopia y la endoscopia peri-articular del codo son actualmente técnicas quirúrgicas que han demostrado su interés y beneficios en las enfermedades y los traumatismos de esta articulación del miembro superior.